M@re Nostrum

ARA LIBERTAD:
La Magia de las Velas

por C
ristina Cioffi

a navegación a vela no es una técnica, sino un arte. Hacen falta muchos años de vida en el mar para comprender los caprichos de esta gran masa de agua. Tampoco es fácil conocer los vientos... suaves o irritados, variables a menudo; hay que ser muy observador para saber aprovechar al máximo las más débiles ráfagas que nos propulsen en nuestra derrota.

La navegación a vela en barcos de pequeño tamaño ya es una actividad complicada, pero imaginemos como debe ser en un gran barco de casi 30 velas. ¿Es posible que alguien sepa cómo y cuándo desplegar las velas, y qué orientación darles? no es una técnica, sino todo un arte.


La fragata ARA Libertad, buque escuela de la Armada Argentina

Hace ya mucho tiempo que se dejaron de ver en nuestros mares los grandes veleros. Algunos cubrían las principales rutas marítimas comerciales, otros fueron el principal medio de transporte de las grandes migraciones de antaño, y otros participaron en una de tantas batallas navales, muchas de las cuales aún son recordadas hoy en día.

Pero no todos los grandes navíos a vela han desaparecido. Algunos países mantienen aún estos bellos barcos en activo. La República Argentina emplea uno de los mayores veleros que siguen surcando los mares, como buque escuela para los cadetes aspirantes a oficiales de su Armada.

¡ Misión cumplida !

Estos intrépidos jóvenes de la foto componen la nueva promoción de cadetes de la Fragata ARA Libertad. Son 51 cadetes que reciben el nombre de gavieros y que trabajan divididos en varios grupos, uno por cada palo del navío. Cada grupo responde como una sola persona a las indicaciones del silbato, un silbato que coordina su trabajo en las alturas y que incluso los "reta" si se distraen.

Es impresionante el desparpajo con que los cadetes se mueven entre las velas, con esa facilidad y naturalidad que emplean, no solo en subir, sino en mantenerse arriba mientras realizan su duro trabajo, ya sea con sol o con lluvia, con viento o en plena tempestad.


Cazando velas...

Los equipos de los diferentes palos tienen curiosos nombres: Ratones, Tigres, Tortugas o Cuervos y se mantienen en constante competición, como denotan claramente sus logotipos:


Click para ampliar

Pese a esta competitividad a bordo, a la hora de desembarcar todos son amigos y beben juntos. Los gavieros son jóvenes llenos de vida que, por una vela desplegada, arriesgan su vida. Pero así aprenden lo que es el mar, un "ser vivo" al que no hay que temer pero que nunca hay que dejar de respetar, y al que probablemente dedicarán el resto de sus vidas profesionales.


Su arriesgado trabajo a 50 metros de altura...



© Texto: Cristina Cioffi y Miquel Pontes
© Fotos: Cristina Cioffi y Patricio Saavedra

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:36


Hemos recibido visitas