M@re Nostrum

La pesca del bonito

Texto
adaptado por
Miquel Pontes
de la web del:
 

Reproducido con autorización

uando hablamos de la captura del bonito por parte de buques de nuestro país, tenemos que referirnos al "curricán" o "cacea". Es éste un arte de pesca practicado por nuestros barcos desde hace incontables años. Obviamente, los avances técnicos y de los materiales empleados han producido una evolución en los detalles; sin embargo, la esencia de este arte de pesca se mantiene inamovible.


El “Reina del Carmen”
en la campaña del bonito al curricán

En la pesca al curricán no se utiliza ningún tipo de redes, sino que se recurre al típico anzuelo con algunos añadidos que hacen la función de cebo.

Antiguamente estos adornos consistían en hojas de maíz "rayadas" formando una especie de escobilla con multitud de cerdas, que al desplazarse por el mar simulaban los movimientos de un pequeño pez. En la actualidad este material natural ha sido sustituido por plásticos de diferentes tipos y colores, que consiguen su objetivo de forma más eficaz.

Los anzuelos están fijados a un hilo de metal, pues la fuerza y el peso de un bonito -o de cualquiera de las especies capturadas- requieren una resistencia considerable del material.

Como caña se utiliza una vara de eucalipto, de unos 5 metros de longitud, que dota a los barcos del bonito de su apariencia característica.

Las principales ventajas de este tipo de pesca son la especificidad de las capturas, es decir, no se daña de ninguna manera a ninguna otra especie ni se capturan peces de menor tamaño del que se pretende capturar, y el respeto de los fondos marinos, que no sufren ningún tipo de alteración, pues esta pesca se realiza cerca de la superficie.

El contraste con las artes que utilizan mallas a la deriva es enorme. Este otro tipo de pesca está representado principalmente por las volantas de deriva, que no hacen distinción entre especies y, como resultado, se capturan todo tipo de animales marinos. También se dañan de forma irreversible los fondos sobre los que se arrastra la red. Además, el bonito capturado de este modo resulta también de menor calidad, ya que ha sido dañado por las mallas de la red en que ha caído.

Es por ello que se ha decidido dotar a las capturas realizadas por medio de la cacea de un distintivo que acredita el respeto al medio ambiente y la calidad del producto.

© Barco Museo Boniteiro "Reina del Carmen", Burela (Lugo)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2017  Todos los derechos reservados


Última modificación: 07 d’agost 2017 06:38


Hemos recibido visitas