M@re Nostrum

Sepia
(Sepia officinalis)
por Miquel Pontes

bandamed.gif (223 bytes)

ste molusco puede llegar a alcanzar una longitud total de hasta 65 centímetros, de los cuales el manto, sin cabeza ni brazos puede llevarse 35. El cuerpo es aplanado y está rodeado por una cresta cutánea que la sepia emplea para nadar. Las aletas del extremo final del cuerpo no están unidas.

Sepia (Sepia officinalis)
Sepia (Sepia officinalis)
Fotografiada en la Mar Menuda, Tossa de Mar, el 7.3.99 por Miquel Pontes

La sepia dispone de 10 brazos, 8 cortos con dos hileras de ventosas y dos brazos largos y retráctiles, terminados en una especie de maza con ventosas, que emplea para capturar sus presas.

Pequeña sepia mimetizada en la arena
Pequeña sepia (Sepia officinalis) mimetizada en la arena
Fotografiada en la Cala Montgó, L'Escala, el 6.11.99 por Miquel Pontes

El color de la sepia es muy variable, puesto que varia en función del estado de ánimo del animal, aunque suele ser del color de la arena, puesto que suele mimetizarse con el entorno en colores grises o marrones, pero es común verla de colores jaspeados. También dispone de un control voluntario para su coloración, lo que le permite sorprendentes cambios de color, algunos de ellos instantáneos.

Sepia (Sepia officinalis) camuflándose entre la posidonia
Sepia (Sepia officinalis) camuflándose entre la posidonia
Fotografiada en la Illa Mateua, L'Escala, el 9.7.99 por Miquel Pontes

Hay dos especies más de este genero en el mar Mediterráneo, la Sepia orbignyana, con una espina visible en el extremo del jibión y es de menor tamaño, y la sepia pequeña Sepia elegans de menor tamaño. Se distinguen unas de otras por la forma, tamaño y disposición de las ventosas y del "brazo de copulación", puesto que su distribución, están extendidas por el Mediterráneo, y sus costumbres son similares.

Suele habitar en fondos arenosos y en las praderas submarinas o en sus proximidades, aunque raramente podemos encontrarla en fondos rocosos con crecimientos de algas, donde suele ir a cazar. Podemos encontrarla desde la superficie hasta grandes profundidades por todo el Mediterráneo.

La sepia es un molusco que vive de noche, alimentándose de langostas, crustáceos y otros peces pequeños que caza al acecho. Durante el día suele vivir enterrada en la arena u oculta entre plantas marinas. Si aparece una presa intenta atraparla por sorpresa con sus poderosos tentáculos. La víctima es capturada por los brazos largos y llevada a la boca, donde es retenida por los ocho tentáculos cortos mientras es devorada con sus afiladas mandíbulas.

Una sepia cazando de noche.
Una sepia (Sepia officinalis) cazando por la noche. La parte inferior
de su cuerpo se ilumina con un resplandor fosforescente para atraer
a sus presas mientras nada por encima de algas y rocas.

Fotografiada en la Illa Mateua, L'Escala, el 13.6.99 por Miquel Pontes

Si la presa no está al alcance directo de sus tentáculos, la sepia la persigue disimuladamente, abandonando con cuidado su guarida, y ondulando suavemente su cresta cutánea en función de la corriente, y ayudándose con el sifón -dirigido hacia atrás- se acerca a su presa para sujetarla con los brazos largos y devorarla.

Durante el periodo de reproducción, que suele ser en Primavera, los machos suelen adoptar una coloración llamativa similar a la de la foto, en forma de cebra. Durante el celo el macho pasa su capsula seminal a la hembra con ayuda de su brazo de cópula. Los huevos fecundados son depositados al cabo de pocas horas. El macho suele quedarse junto a su compañera y no la abandona hasta su muerte.

Pareja de sepias en reproducción.
Dos sepias (Sepia officinalis) en reproducción, se observa la coloración
cebrada que muestra el macho, situado a la derecha, hacia la hembra,
mientras que su otro lado se mimetiza extraordinariamente con el fondo.

Fotografiada en la Cala Llevadó, Tossa de Mar, el 17.7.99 por Miquel Pontes

Los más de 500 huevos, en forma de limón de color oscuro y de unos 8 mm. de grosor se sujetan al fondo en racimos. Al cabo de dos meses de la puesta los huevos eclosionan en forma de sepias completamente desarrolladas de un centímetro de tamaño, con un comportamiento y costumbres similares a los adultos.

Las sepias viven entre 18 y 30 meses, y sus enemigos principales son el hombre, las morenas y los congrios.

Más Fotos

En la foto aparece la sepia mostrando el patrón "zebra"
que ostenta durante el cortejo nupcial; el/la prentendiente
no debe estar lejos...
Fotos de Jesús Mario Contreras (Indalo de Oz) tomadas en
Mayo de 2004 en la Bahía de Aguamarga (Almería)

bandamed.gif (223 bytes)

 

  Navegación rápida

   


Aviso Legal

© Miquel Pontes 1996-2013  Todos los derechos reservados


Última modificación: 31 desembre 2012 10:59


Hemos recibido visitas

M@re Nostrum